@Actualidad

El poder detrás de James Bond

La operación que permitió a Amazon hacerse con los derechos de la saga del espía británico dejó al descubierto una fascinante historia. La dueña cinematográfica de Bond es una mujer, la estadounidense Barbara Broccoli, cuya familia ha gestionado la franquicia por casi 60 años.

29 julio 2021

La industria cinematográfica ha estado movida en los últimos meses. Y cómo no. Jeff Bezos anunció recientemente la adquisición de la Metro Goldwyn Meyer (MGM) por casi US$ 9 mil millones. Una manera muy eficiente de engrosar el catálogo de streaming de Amazon Prime que cuenta con una verdadera ‘joya de la corona’ del cine: la saga de James Bond. La operación sacó aplausos, pero también relevó una socia nueva, Barbara Broccoli, quien es la copropietaria de los derechos sobre el espía británico y una de las productoras mujeres más poderosas del mundo.

Gracias al león de la Metro Goldwyn Meyer (MGM), que ahora rugirá para Amazon, la compañía de Jeff Bezos integrará a su plataforma de streaming una potente biblioteca de 4.000 títulos. Y en el caso de Bond, será Barbara Broccoli quien siempre tendrá la última palabra respecto de cualquier asunto relacionado con el espía británico.

La historia: gracias a una veintena de películas del espía más famoso del planeta, el apellido Broccoli ha sido elevado al olimpo cinematográfico.

  • Todo surgió por la pasión que el patriarca familiar, el productor Albert ‘Cubby’ Broccoli, tenía por las novelas de Ian Fleming. Amor tan profundo que lo llevó a asociarse con Harry Saltzman para lograr los derechos de la obra del escritor británico -salvo dos de sus novelas que son Casino Royale y Operación Trueno.
  • Tras la compra de esos derechos, Broccoli creó EON Productions, una empresa familiar que desde 1962 custodia celosamente la integridad de la propiedad intelectual de 007.
  • Casi 60 años y 25 películas después, Barbara Broccoli -hija del tercer matrimonio de su padre- controla EON junto a su hermanastro Michael G. Wilson. Y no sólo es la guardiana de Bond, sino que también de su hermano literario Chitty Chitty Bang Bang, creado por Ian Fleming.

Poder femenino: en la industria cinematográfica se sabe sobre el poder negociador de Broccoli, no sólo porque se sienta de igual a igual con los grandes productores y distribuidores del mundo; sino porque es capaz de decir que no a ofertas de series de televisión y exigir dónde, cómo, cuándo y de qué manera se pueden ver las películas.

  • Por eso, aunque Amazon ha comprado MGM, Jeff Bezos no tiene nada que hacer contra el poder de veto de la mujer más poderosa de la industria del cine, quien además es una productora independiente. 
  • “Hasta que tuve 7 u 8 años pensaba que James Bond era una persona real, por la manera en la que estaba siempre presente en nuestra vida y en las conversaciones de nuestra casa”, contó Barbara Broccoli en una entrevista de la revista Variety.
  • Broccoli comenzó a trabajar en la franquicia Bond a la edad de 22 años, como asistente de director en Octopussy que se estrenó en 1983. Pero su papel más notable a lo largo de su carrera ha sido ser productora de las películas de Bond protagonizadas por Pierce Brosnan y Daniel Craig.

Apoyo al #Me Too: es ella también la que tiene la última palabra acerca de quién va a interpretar a James Bond. “Fue escrito como un hombre”, declaró al diario británico The Guardian, “y es más lógico hacer a las mujeres de sus historias más interesantes, antes que convertirlo a él en una mujer”, ha dicho para callar las voces feministas que piden que el espía cambie de género.

  • Y es que, independientemente del sexo de Bond, las películas producidas por EON son conocidas por ser espacios mucho más seguros para las mujeres que la mayor parte de las grandes producciones de la industria cinematográfica.
  • La productora de Broccoli ha apoyado públicamente al movimiento Time’s Up, promotor del #MeToo. Es más, ha financiado la mayor parte de los estudios que este movimiento usa para denunciar las desigualdades que todavía existen entre hombres y mujeres dentro de la industria del cine.
  • Tanto en el Festival de Cine de Londres o en la entrega de los BAFTA -los Óscar británicos-, Broccoli no dudó en repartir insignias de Time’s Up cuando el movimiento estaba en pleno apogeo.
  • La misma productora asegura haber sufrido discriminación y machismo “todo el tiempo”, de ahí que crea que es importante que las mujeres compartan sus historias. “Eso nos ayudará a sanar algunas heridas y a que nos apoyemos en las fortalezas de las demás”, explicó.
  • EON también se encarga de producir historias escritas, dirigidas o protagonizadas por mujeres como Nancy (2018), El Ritmo de la Venganza (2020) o Las Estrellas de Cine no mueren en Liverpool (2017), entre otras producciones. Muchos proyectos culturales y educativos a lo largo y ancho del mundo son financiados discretamente por la Fundación Broccoli.